Archivo

Archive for the ‘02.05. Plan económico-financiero’ Category

El Plan Financiero para emprendedores del Siglo XXI

Inauguramos una nueva forma de aprender: “desayuno de experiencias”, nos ha brindado una fantástica jornada acerca del Plan Financiero.

Alejandro Magnet ha gamificado un concepto árido consiguiendo un resultado realmente bueno. Teoría y práctica financiera para no financieros nos dejan con ganas de más! 😉

La jornada se ha estructurado en 3 partes que sobre todo han permitido pasar una mañana amena y divertida. En primer lugar se han acercado conceptos de finanzas de forma sencilla, con numerosos ejemplos y muy cercanos al alumnado. Después, se ha formado grupos de trabajo, y se ha dado tiempo para un desayuno en diferentes espacios, dando lugar al intercambio de ideas. Por último, hemos confeccionado un Plan Financiero, de forma sencilla, sobre la base de una empresa simulada. La participación directa del alumnado, en grupos, con supervisión directa de los tutores, y con evaluación continua, ha permitido dejar claros aspectos que a priori no son fáciles de asimilar.

A continuación os facilito una historia con los momentos más interesantes del evento:

Guardar

Guardar

Del lienzo de modelo de negocio al plan de negocios ágil

Estamos en pleno proceso de validación. Una vez que validemos las hipótesis, podremos ir comprobando el rumbo de nuestro modelo de negocio, tal y como le definimos inicialmente. Cambiará, y mucho. Cambios más o menos importantes. Pivotaremos.

Posteriormente la clave es que haya tracción. Y con ésta, empezaremos a obtener unos datos muy valiosos para armar nuestro plan de negocio. Le denominamos ágil porque es breve y flexible para poder adaptarse fácilmente al los cambios que seguro se van a seguir dando.

A continuación os facilito una infografía para llegar al plan de negocios ágil a partir del Business Model Canvas:

00-bmc-y-pnagil

INFORME DE PROYECTO EMPRESARIAL

Una vez efectuados todos los cálculos que afectan a tu proyecto de empresa, tenemos que resumir todo la información en una posible decisión: ¿llevarías a cabo tu proyecto de empresa?.

La respuesta a este interrogante no es sencilla, aún en las mejores condiciones. Como sabemos, on muchos los factores que determinan la rentabilidad de un negocio. En nuestro caso vamos a elaborar un informe teniendo en cuenta las distintas opciones que se pueden presentar, pero teniendo en cuenta los tres ambientes o escenarios:

  1. El más probable.
  2. El optimista.
  3. El pesimista.

Estos escenarios nos ofrecen una medida de la rentabilidad o liquidez de un negocio según las condiciones fijadas. Estas medidas son objetivas teniendo en cuenta los datos de partida.

Todo lo contrario sucede con la decisión del promotor. Con independencia de las resultados aportados por cada escenario, el promotor decide si, teniendo en cuenta sus circunstancias personales, llevaría a cabo o no el proyecto.
Puede ocurrir que según los datos analizados un proyecto sea a priori rentable y que el promotor no decida llevarlo a cabo, bien por no asumir riesgos, o por no contar con financiación suficiente.

De igual forma podría ocurrir que un proyecto que plantea dudas por su viabilidad impulsara a su promotor a llevarlo a cabo, bien porque sea capaz de asumir mayores riesgos o porque cuente con financiación para poder llevarlo a cabo.

Y tú, ¿qué harías?

CREACIÓN DE ESCENARIOS

Una vez calculados los valores de VAN, TIR y PAY BACK DESCONTADO, el paso siguiente consiste en alterar las posibles circunstancias en las que nuestro proyecto de empresa podría verse envuelto. Estos valores calculados serían los propios de un ESCENARIO ESPERADO O MÁS PROBABLE.

Pero dichos valores pueden verse alterados en otras circunstancias. Por ello, al escenario anterior, se le pueden añadir, al menos, dos nuevos escenarios:

  1. ESCENARIO OPTIMISTA: donde k, p, g, y las tasas de variación de cobros y pagos le serán favorables a la empresa.
  2. ESCENARIO PESIMISTA: en caso contrario.

Se trata, por consiguiente, de delimitar las tasas de variación de cobros y pagos con el fin de definir el escenario y así calcular los valores de los distintos criterios de rentabilidad y liquidez de nuestro proyecto de inversión.

TASA DE DESCUENTO

Para aplicar los criterios financieros de análisis y selección de inversiones, es necesario calcular previamente la tasa de descuento.

Para estimar la tasa de descuento debemos tener en cuenta posibles valores de la misma:

  • El coste de oportunidad del dinero: los emprendedores invierten un capital en el proyecto de inversión. De esta forma deben exigir al proyecto de inversión, al menos, lo mismo que dejan de obtener por no realizar una inversión alternativa. Por ejemplo, si invertimos 10.000,00€ en nuestro proyecto de inversión, deberíamos exigir, como mínimo, el % de rentabilidad que genera un depósito o un fondo de inversión de duración similar. Paea calcular el coste de oportunidad de una inversión alternativa puedes entrar en el portal financiero de terra:

  • Si el proyecto necesita recursos financieros ajenos, otra tasa de referencia podría ser el coste de dichos recursos. Así, si la empresa consigue financiación al 8%, está claro que debería exigir, al menos, un 8% al proyecto de inversión. La TAE de los fondos ajenos debes tenerla ya calculada.
  • Otro posible valor para estimar la tasa de descuento es la rentabilidad que el accionista requiere para su inversión. Este valor viene dado en los objetivos empresariales, y puede ser el indicador más objetivo para dar valor a la tasa de descuento.

Para estimar con criterio la tasa de descuento de nuestro proyecto debemos tener en cuenta las siguientes notas:

  1. Cabe destacar que las referencias expresadas anteriormente deben calcularse en términos TAE.
  2. Asimismo, no incluyen el riesgo del proyecto, aspecto que se analizará en la próxima entrada.
  3. De obtener las tres, y aplicando el principio de prudencia financiera, elegiriamos como tasa de descuento la más alta.

ANÁLISIS DE VIABILIDAD

Llegamos a la parte final del proyecto. Hemos trabajado todo el curso con el fin de saber si la idea de negocio que hemos manejado puede ser viable en las condiciones que hemos definido en el proyecto.

Para ello, y utilizando los conocimientos estudiados en Gestión Financiera sobre análisis y selección de inversiones, vamos a proceder a evaluar la idea de negocio.

Vamos a utilizar criterios dinámicos o financieros en el análisis citado, en tanto vamos a tener en cuenta el valor temporal del dinero. Será necesario conocer:

  1. Rentabilidad absoluta estimada, a través del Valor Actual Neto.
  2. Rentabilidad relativa generada, a través de la Tasa Interna de Rentabilidad.
  3. Liquidez generada por el proyecto de inversión, a través del Plazo de recuperación o Pay-back descontado.

Para poder aplicar los criterios de evaluación de inversiones citados, es necesario definir previamente la inversión. Como sabemos, la inversión viene definida en términos de cobros y pagos, diferenciando:

  1. Desembolso inicial: A.
  2. Flujos netos de caja: Qj.
  3. Duración estimada de la inversión: acotada a 5 años.
  4. Tasa de descuento: a estimar para cada proyecto de inversión.

Una vez que tenemos la inversión definida en todos sus términos, porcedemos a plaicar los criterios de análisis de inversiones. Un ejemplo de lo explicado sería el siguiente:

PRESUPUESTO DE TESORERÍA FINAL

Una vez que hemos detectado las necesidades financieras y sus distintas fuentes, y una vez que esos recursos han afluido a nuestra empresa, podemos cuadrar el presupuesto de tesorería. Recordemos que son 3 las fuentes de recursos financieros que nos permiten cuadrar el presupuesto:

  1. Fondos propios, constituidos por las aportaciones de los socios.
  2. Ayudas o subvenciones, formadas por recursos financieros concedidos por las Adminsitraciones Públicas a fondo perdido.
  3. Financiación ajena: formada por las distintas fórmulas financieras que nos ofrecen las entidades financieras: préstamo, leasing, renting, a medio y largo plazo, y descuento comercial, línea de crédito, factoring o confirming, a corto plazo, entre otras.

Si hacemos constar esos cobros en nuestro presupuesto de tesorería, cuadrará y así habremos estimado a priori los flujos netos de caja mensuales para el primer año, asegurándonos de que la empresa va a tener líquidez suficiente para hacer frente a todos los pagos.

Aún así, se hace necesarioa advertir que nuestro presupuesto tendrá otras dos modificaciones como consecuencia de la solicitud y recepción de un préstamo:

  1. Pagos mensuales del préstamo, descompuestos en cuota de intereses y cuota de amortización.
  2. Pagos a cuenta del IS, que sufrirán una modificación, al incrementarse los gastos de la empresa en la carga financiera de cada término amortizativo.

De esta forma, el presupuesto de tesorería quedaría así: