PLAN FINANCIERO

Un plan financiero recoge los distintos orígenes de recursos financieros necesarios para respaldar las inversiones efectuadas. A un proyecto de inversión le hace falta dinero. Dinero para acomenter las inversiones, pero también dinero para pagar las compras iniciales de inventario, financiar las compras al cliente y tener una cantidad de dinero líquida lo suficientemente grande para no entrar en suspencsión de pagos y lo suficientemente pequeña para maximizar las rentabilidad de tesorería.

Si emprendes por primera vez una empresa se nos puede ocurri:si necesito 100.000,00€ para acometer mis inversiones y los socios ponen 40.000,00€, el resto se financia con un préstamo. Esta proporción entre fondos propios y fondos ajenos puede ser buena para una empresa en funcionamiento, pero no para una empresa que comienza su actividad.

Confeccionado el presupuesto de tesorería inicial, en general, nuestro proyecto va a necesitar recursos financieros. De hecho, al presupuesto elaborado anteriormente, no se le han hecho constar las aportaciones de recursos financieros del exterior, sólo incluye los recursos financieros generados por el propio proyecto.

Por ello, y basándonos en las necesidades financieras que nos manifieste el presupuesto de tesorería, determinaremos la cuantía de recursos financieros que es necesario que afluyan a nuestra empresa para poder funcionar, y lo que es más importante, su origen.

Una vez determianda cuantía y origen de los recursos nos plantearemos si la proporción entre fondos propios y fondos ajenos es adecuada.

Por todo ello, vamos a seguir los siguientes puntos para confeccionar el plan financiero:

  1. Determinar la cuantía total de recursos financieros necesarios para acomenter la inversión.
  2. Determinar su origen. Para ello, seguiremos el siguiente orden:
  • Fondos propios: aportaciones de los socios. Constan en la escritura de constitución de la sociedad, y se determinaron en la fase 1. Se hará constar el número de acciones o participaciones, su valor nominal y su valor de emisión, dando lugar al capital social.
  • Ayudas o subvenciones: aportaciones de las Adminsitraciones Públicas a fondo perdido. Analizadas en la fase 2 del proyecto, se determinarán las subvenciones a las que tenemos derecho, el tipo de las mismas, requisitos exigidos, estimación de la cuantía y momento de cobro.
  • El resto debe financiarse con financiación ajena, es decir, recursos que nos prestan terceros, generalmente entidades financieras, que hay que devolver en los plazos y en las condiciones previstas, con el correspodiente pago de intereses. En esta faceta será necesario:

– Analizar las condiciones de financiación del ICO.


– Analizar las condiciones financieras de entidades financieras que apoyan a emprendedores, como el caso de la Obra Social de Bancaja.


– Analizar las condiciones financieras del resto de las entidades financieras de nuestro entorno.

En este último apartado cabe recordar que las posibilidades de financiación son muchas: desde el tradicional préstamo, a una línea de crédito, leasing, renting, u otras fórmulas más novedodas como el factoring o el confirming. Os remito al repaso de las unidades de trabajo de Gestión Financiera vistas el curso pasado y a la aplicación de las unidades de trabajo de Productos y Servicios Financieros y de Seguros del presente curso.

Mucho ánimo y a cuadrar el plan financiero. Ya queda muy poco!

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s